EL QUEBRANTO DEL ISSSTEZAC TIENE RESPONSABLES: ¿HABRÁ CULPABLES O IMPUNIDAD?

 
Revista Malinali  

El quebranto del fondo de pensiones del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado de Zacatecas (ISSSTEZAC) tiene nombre y apellido. La inminente desaparición de este instituto es un hecho. La actual reforma que está ya la Legislatura loca solo pretende sangrar un poco más a los trabajadores y darle un resoplido de oxígeno para alargar la agonía.  

La pregunta de miles de cotizantes y de miles de zacatecanos persiste: ¿habrá castigo para los responsables o simplemente se dará vuelta a la página?. 

Este instituto, el cual vio la luz en el año de 1986, nace con los recursos disponibles en ese momento del Seguro del Empleado y con la presentación creciente de situaciones laborales que acreditaban una atención urgente, justa y oportuna por parte del Estado. 

El aumento del número de trabajadores impuso la necesidad de transformar el Seguro del Empleado, mismo que había funcionado desde hacía muchos años, en un organismo descentralizado: el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores de los Trabajadores del Estado de Zacatecas, cuyo objetivo era establecer un régimen de seguridad social en beneficio de los servidores públicos del Gobierno del Estado, Municipios y Organismos Descentralizados. 

En el año 2015, después de varias administraciones, el tufo de corrupción y malos manejos al interior de este Instituto prendía los focos de alarma.  
Fue ese año, cuando comenzó a manejarse la versión de que Ley del ISSSTEZAC de 1986 no correspondía a la realidad de la época, por lo que se creó una nueva Ley, que miles de trabajadores cotizantes la compraron como el instrumento jurídico que vendría a resolver problemas tales como el aumento de la esperanza de vida de los trabajadores y el incremento a las aportaciones de los trabajadores y patrones. 

Hoy, los números rojos vuelven a demostrar el error cometido por gobernadores y directores del ISSSTEZAC, incluidos todos los actores que en los últimos años ocuparon una silla en la Junta Directiva y que permitieron y solaparon las corruptelas que derivaron de lo que posteriormente se conocería como la “caja chica” de los gobiernos estatales de Zacatecas. 

Y este 2021, como tiro de gracia, se presenta una reforma que expone números del quiebre inminente del ISSSTEZAC, que pretende aumentar las cotizaciones a los trabajadores y patrones, y dejar una pensión única, la del IMSS, dando paso a la desaparición del ISSSTEZAC.  
Si miramos en retrospectiva,  la Ley de 1986 tuvo como objeto establecer un régimen de seguridad social en beneficio de los servidores públicos, si ahora la complementan a la del IMSS, desaparece el objeto por el que fue creado el Organismo Descentralizado ISSSTEZAC. 

Y persiste en el aire la pregunta: quién responderá o se hará responsable de los ahorros que estaban desde el Seguro del Empleado?  
En los últimos minutos de la administración gubernamental de Alejandro Tello, ahora se pretende dar algo oxígeno al ISSSTEZAC, con una reforma que al igual que la Ley del 2015, no acredita en lo más mínimo la viabilidad financiera del organismo, y sí confirma la mala planeación económica. 

Las malas decisiones de la Junta Directiva, las corruptelas y el saqueo de los ahorros de los cotizantes, cobran altas facturas a los trabajadores que hoy ven sus ahorros perdidos, pulverizados.  

Y las autoridades encargadas de fiscalizar el gasto y el buen uso de los recursos públicos, en este caso el patrimonio de los trabajadores que confiaron en un instituto para que les administrara sus ahorros para que al final de su vida laboral se les otorgará una pensión digna, se quedaron en silencio y sin responder la gran pregunta: ¿habrá impunidad en el quiebre del ISSSTEZAC?