ISSSTEZAC: QUE LOS CORRUPTOS REGRESEN LO ROBADO

Por Norma Esparza

Los años de lucha y la sangre derramada de la clase trabajadora, logró la conquista de derechos que miles de hombres y mujeres tienen hoy en día, entre ellos, el de la Seguridad Social.

México es uno de los países que ha garantizado a un sector de sus trabajadores el derecho a la seguridad social, y en el año de 1986, Zacatecas se anotó como una de las entidades federativas que garantizaría una doble pensión.

En Zacatecas, la protección de la seguridad social incluyó aspectos de carácter progresivo, haciendo efectiva una de las mayores conquistas laborales de la clase trabajadora por la vía legislativa ante la creación de la Ley de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado de Zacatecas y por consiguiente, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado de Zacatecas (ISSSTEZAC), garantizando de esta manera una doble pensión por jubilación.

El trabajo, un derecho y un deber social

El trabajo dignifica a quien lo realiza y debe prestarse en condiciones que, incluyendo un régimen de salarios justos, aseguren la vida, la salud y un nivel económico decoroso para el trabajador y su familia, tanto en sus años de trabajo como en su vejez. En estos casos, la pensión de vejez es una especie de salario diferido del trabajador, un derecho adquirido luego de una acumulación de cotizaciones y tiempo laboral cumplido.

La pensión por jubilación derivada de un sistema de contribuciones o cotizaciones, es un componente de la seguridad social que busca satisfacer la necesidad de subsistencia económica que persiste para quien dejó de trabajar.

Es un derecho de las y los trabajadores que se han levantado día a día, por años, a laborar para satisfacer sus necesidades cotidianas y asegurar una vejez digna, aportando un recurso económico a un Instituto de Seguridad vía nómina.

Sin embargo, hoy en día, estos trabajadores zacatecanos se enteran que ese ahorro, fruto de su trabajo, se lo llevaron y se lo siguen llevando unos cuantos con acceso a privilegios. Además enteran, sin ser consultados, que se encuentra en curso un proyecto de reforma a la Ley del ISSSTEZAC que en lugar de informar o rendir el informe del fincamiento de responsabilidades resarcitorias para la devolución de lo que se llevaron y por malos manejos administrativos, se realizará un aumento de cuotas obrero-patronales, como si ese 12% establecido en la Ley Vigente fuera poco, que ahora se pretende otro aumento de cuotas… ¿y la rendición de cuentas?

En este punto, vale la pena hacer un alto y recordar que el derecho a la Seguridad Social debe tener garantizados los elementos siguientes:

Disponibilidad: El derecho a la seguridad social requiere, para ser ejercido, que se haya establecido y funcione un sistema, debe establecerse en el marco del derecho nacional, y las autoridades públicas deben asumir la responsabilidad de su administración o supervisión eficaz. Los planes deben asegurar que las generaciones presentes y futuras puedan ejercer este derecho.

Riesgos e imprevistos sociales: En cuanto a la vejez se deben tomar medidas apropiadas para establecer planes de seguridad social que concedan prestaciones a las personas de edad, a partir de una edad determinada prescrita por la legislación nacional, por lo que se debe respetar lo establecido en la legislación referente al tema de la edad establecida para jubilarse.

Nivel suficiente: Los métodos aplicados deben asegurar un nivel suficiente de las prestaciones. Los criterios de suficiencia deben revisarse periódicamente, para asegurarse de que los beneficiarios pueden costear los bienes y servicios que necesitan para ejercer los derechos reconocidos y garantizar una vida digna para los jubilados.

Cuando una persona cotiza a un plan de seguridad social que ofrece prestaciones para suplir la falta de ingresos, debe haber una relación razonable entre los ingresos, las cotizaciones abonadas y la cuantía de la prestación pertinente, por lo que se debe respetar la proporcionalidad de lo aportado y lo recibido, lo que en por ninguna circunstancia deberá estar desfasado ya que dar de más a algunos trabajadores, significa un desfalco en las finanzas, acto que se encuentra sancionado por las leyes del país.

Accesibilidad: La cual a su vez incluye la “Cobertura”, es decir, todas las personas deben estar cubiertas por el sistema de seguridad social, sin discriminación; condiciones: las condiciones para acogerse a las prestaciones deben ser razonables, proporcionadas y transparentes; asequibilidad: si un plan de seguridad social exige el pago de cotizaciones, éstas deben definirse por adelantado, lo anterior significa transparencia y reglas claras del cómo se disfrutará de una pensión.

Los costos directos e indirectos relacionados con las cotizaciones deben ser asequibles para todos y no deben comprometer el ejercicio de otros derechos, lo que significa que el costo de la administración de las pensiones no debe anteponerse al propio acceso de la pensión.

El sistema de pensiones debe establecerse en el marco de la legislación nacional y el derecho internacional aplicable a México y garantizar el derecho de las personas y las organizaciones a recabar, recibir y distribuir información sobre todos los derechos ofrecidos por la seguridad social de manera clara y trasparente.

Por lo anterior, los trabajadores tienen el derecho a exigir la rendición de cuentas, respecto del uso y destino de los recursos administrados por el ISSSTEZAC y por supuesto ser parte en la toma de decisiones respecto al destino de este Organismo.

La participación de los trabajadores en la toma de decisiones

En este tenor, queda manifiesto que el Estado debe garantizar a los trabajadores las facilidades siguientes: La recepción de soluciones por parte de los afectados, la publicidad oportuna y completa de información sobre las medidas propuestas por los participantes llamase poder Ejecutivo y Judicial del Estado, el aviso previo con tiempo razonable de las medidas propuestas, los recursos a que tienen derecho en caso de ver afectados sus intereses y las reparaciones que se ofrezcan a los afectados.

Los trabajadores tienen en sus manos la toma de decisión para exigir se castigue a los responsables y que se regreses a las arcas del ISSSTEZAC lo que los corruptos se llevaron.

Por ahora, debemos buscar de los daños el menor, siendo necesaria la participación de la clase trabajadora para que aporte las propuestas más acordes a su interés.