EL LÍDER DEL SEXENIO DE LA CORRUPCIÓN SE LAVA LAS MANOS: NO FUE MI CULPA

A modo, planchadita, cómo le gustan, el ex gobernador Miguel Alonso Reyes apareció en el escenario local para volver a lavarse las manos sobre su responsabilidad de la crisis magisterial y financiera del estado y justificar desde la comodidad de sus lujosos aposentos, que le estaba permitido en su momento endeudar al estado, y pues así lo hizo: endeudó al estado por más de 12 mil millones de pesos y se desentendió de resolver el tema docente. Así de fácil.

El ex mandatario, quien siempre ha operado bajo el cobijo del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, le bateó la responsabilidad a las acciones que en su momento hizo la gobernadora Amalia García Medina con los maestros como justificación y pretexto para no buscar que la Federación absorbiera la nómina magisterial.

Rayando en el cinismo, Alonso Reyes señaló, en síntesis, que no pudo en este momento lograr que se absorbiera la nómina magisterial para lavarse de esta forma las manos de cualquier responsabilidad

Por supuesto que el ex gobernador zacatecano, en su retorno mediático, fue cuidado de no abordar temas como las escandalosas irregularidades señaladas durante su administración.

Miguel Alonso no habló pero no de chiste de la deuda de más de 12 mil millones de pesos que los zacatecanos siguen pagando ni menos su escandaloso enriquecimiento.

Tampoco mencionó la investigación por las 24 empresas fantasmas que presuntamente utilizó para triangular recursos e hincharse de millones de pesos.

Este modus operandi por cierto, fue el mismo que utilizó su otro amigo, el ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, para desviar millones de pesos de las arcas estatales.

Cinco años después, oscuros personajes como Fernando Soto Acosta, José Francisco Ibargüengoitia o Mario Rodríguez Márquez, hermano de Susana Rodriguez, hoy “aliada política” del actual gobernador David Monreal, siguen guardando complicidad sobre el millonario desfalco que le hicieron a Zacatecas.

El llamado sexenio de la corrupción, Miguel Alonso y compinches, aún tiene abiertas y pendientes señalamientos por enriquecimiento ilícito, ejercicio abusivo de funciones, peculado y crimen organizado, pero su jefe político, Miguel Alonso, afirma que a él le sigan buscando. Haber si le encuentran.