馃敟 ENTRE MENTADAS Y AGRESIONES, SEGUIDORES DE FRENAA SON ABANDONADOS EN EL PLANT脫N DEL Z脫CALO

Revista Malinali

Ciudad de M茅xico.- Agazapados en el interior del campamento, protegidos por decenas de tiendas de campa帽as vac铆as, vallas y elementos de seguridad de la Ciudad de M茅xico, un pu帽ado de hombres y mujeres, no mayor a 30 personas, a煤n permanece en la simulaci贸n de plant贸n que desde el 3 de octubre mantiene el llamado Frente Nacional Anti AMLO (FRENAA) en el Z贸calo de la Ciudad de M茅xico.

Totalmente abandonados por su dirigente, el regiomontano Gilberto Lozano, el peque帽o grupo de personas que mantiene la 鈥減rotesta鈥 contra Andr茅s Manuel L贸pez Obrador frente a Palacio Nacional apenas se distingue entre las casas de campa帽a vac铆as que ocupan toda la plancha, ocult谩ndose y evitando tener contacto con las miles de personas que d铆a a d铆a, a toda hora, transitan por el coraz贸n de la ciudad y se acercan a las vallas de acero para gritar un sonoro 鈥溌hinguen su madre!鈥, entre otros sentidos y atentos saludos del respetable.

En ocasiones, cuando alguno de los manifestantes se atreve a acercarse al 谩rea cercada, la reacci贸n de la gente es inmediata, se confrontan, gritan, y en ocasiones, parece que la tensi贸n puede salirse de control.

A lo largo de estas 煤ltimas semanas, las agresiones ya han pasado de las mentadas a los golpes, como ocurri贸 el
pasado martes, cuando un seguidor de FRENNA intent贸 salir del campamento y fue abordado por un ciudadano furibundo que de los gritos pasaron a los golpes, siendo inmediatamente separados por elementos de la polic铆a capitalina y disuadidos para evitar mayores problemas.

Los negocios de los comercios aleda帽os del primer cuadro de la ciudad tambi茅n han manifestado y expresado su repudio al plant贸n de FRENAA, pues aunado a la crisis econ贸mica que arroja la pandemia en toda la econom铆a nacional, estas expresiones afectan directamente la fr谩gil sobrevivencia del sector. Desde los primeros d铆as del plant贸n, el comercio organizado fij贸 su postura en contra de FRENAA y su escenario teatral que busca a todas luces montar una protesta inexistente.

Pero los m谩s afectados sin duda es la gente que mediante el pago de unos centavos es contratada a permanecer en el lugar, soportando agresiones verbales y hasta f铆sicas.

Alejados del cerco, se mantienen casi ocultos, mientras que de vez en vez, alguien se atreve a acercarse un poco y grabar con alg煤n celular las rechiflas de la gente.

Por las ma帽anas, productos como agua, alimentos y otros insumos les llegan en 鈥渄iablitos鈥 y son introducidos luego de pasar el filtro policiaco y las vallas que les protegen. Por las noches, el n煤mero de 鈥渕anifestantes鈥 se reduce notablemente al grado de quedar pr谩cticamente vac铆o.

La toma primero de la avenida Reforma el pasado 20 de septiembre por FRENNA, fue difundida ampliamente cuando el empresario Gilberto Lozano, dirigente nacional de FRENNA, arm贸 todo un espect谩culo medi谩tico, mismo que abandon贸 un d铆a despu茅s justificando que se sent铆a mal.

La posterior toma del Z贸calo capitalino acompa帽ado una vez m谩s de un montaje medi谩tico es hoy un cementerio de casas de campa帽as abandonadas y sin manifestantes que den vida y justifique su presencia.

Expuestos como carne de ca帽贸n, no ser铆a raro que en cualquier momento los 谩nimos se enciendan y se produzcan choques entre los 鈥渕anifestantes鈥 y la ciudadan铆a.

Frente a la Catedral de M茅xico, un grupo de j贸venes caminan y mientras ven las decenas de casas vac铆as, uno de ellos exclama: 鈥渟olo aqu铆 permiten este tipo de pendejadas鈥.