VILLA GARCÍA, TERRUÑO DE LA SEGUNDA APARICIÓN DE LA VIRGEN DE GUADALUPE, EN EL OLVIDO

Villa García, Zac.- El municipio de Villa García, en el estado de Zacatecas, comparte, junto con Francia, Portugal y la Ciudad de México, un elemento en común para los creyentes católicos: son los cuatro lugares donde las autoridades eclesiásticas han reconocido la aparición de la Virgen María en sus tierras.

Sin embargo, a diferencia de los santuarios de la Virgen de Lourdes, en Francia; de la Virgen de Fátima, en Portugal, y de la Virgen de Guadalupe, en el cerro del Tepeyac, muy pocos, incluyendo los devotos zacatecanos, conocen a la Virgen del Agostadero y su reconocimiento como la segunda aparición guadalupena después del Tepeyac.

De acuerdo a la tradición de esta comunidad del sureste zacatecano ubicado a 140 kilómetros de la capital, en el año de 1715, hace hace 303 años, fue hallada una imagen natural de la Virgen de Guadalupe en un arado de la Hacienda del Agostadero, cerca de la presa del Capulín.

La escultura formaba parte de una raíz de un tronco de encino que fue removido al realizar los trabajos de campo. De acuerdo a presuntas investigaciones, expertos en talla de madera han certificado que la imagen no es tallada, sino conformada naturalmente sólo por las raíces del mismo encino en que se encontró.

Posteriormente la imagen, la cual actualmente se venera en la Iglesia parroquial de Villa García, fue pintada y decorada, tal como se conoce en la actualidad.

La pagina Católica.com destaca al respecto, la existencia de un documento de la época del suceso localizado en el año 2011 en los archivos de la Arquidiócesis de Guadalajara, que viene a autentificar los hechos con testimonios de testigos de los mismos del supuesto hallazgo de la escultura.

Joel Hurtado Santos, cronista de Villa García y uno de los más férreos difusores de esta tradición en la región, afirma que los eclesiásticos que analizaron en su momento el suceso así lo consideraron y aprobaron su culto con estas palabras: “Es la segunda manifestación de la Madre de Dios en su advocación de Guadalupe en tierras mexicanas”.

Recientemente, al celebrarse hace tres años el 300 aniversario de la aparición de la Virgen del Agostadero, el Nuncio Apostólico Christopher Pierre acudió personalmente a la demarcación a oficiar una homilía para celebrar estos hechos.

No obstante, pese a la importancia que representa este hecho para la comunidad creyente y principalmente para el sector del turismo religioso, el tema ha pasado prácticamente inadvertido por las propias autoridades encargadas de elaborar este tipo de políticas.

El cronista afirma que en los hechos, no ha existido interés alguno por parte del gobierno de Zacatecas ni Federal por impulsar y promover este lugar como uno de los cuatro sitios en el mundo donde se reconoce este tipo de apariciones religiosas, como así sucede en Francia, Portugal y la CDMX.

Por lo pronto, agrega, existe el interés de la actual administración municipal por seguir impulsando y dando a conocer la importancia que tiene Villa García en el contexto religioso para impulsar y ser un detonante de la economía de esta zona del semidesierto del sureste de Zacatecas.

También podría interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *