RUEDAS DE PRENSA SIN PREGUNTAS, MODA INDECENTE

En últimas fechas y de forma recurrente, la Fiscalía General de Justicia del Estado de Zacatecas y su titular, Francisco Murillo Ruiseco ante los hechos violentos que azotan a la entidad, ha estado recurriendo a la dinámica de convocar a ruedas de prensa con la premisa de que “no habrá sesión de preguntas y respuestas”.

Es decir, la autoridad, como ocurrió ayer para anunciar la detención del presunto asesino de la joven Maribel, ultimada el pasado domingo, da su única versión y se retira, dejando de lado cualquier oportunidad de abundar o cuestionar algún punto en particular.

Esta forma de “informar” que ha estado manejando la FGJE lejos de clarificar los hechos, deja atrás una serie de preguntas y cuestionamientos que en nada abona a la transparencia de las acciones de la Fiscalía.

En el blog de Malén Aznáres, pionera de la profesión periodística durante la Transición española, presidenta de Reporteros sin Fronteras, redactora jefa de Sociedad y Defensora del Lector en el periódico El País, quien falleció el año pasado, existe un texto llamado “Ruedas de Prensa sin preguntas” que explican esta nueva moda que ostenta este “organismo independiente”.

A continuación, parte de este texto:

“Para empezar, pienso que las ruedas de prensa sin preguntas no deben llamarse ruedas de prensa porque no lo son. La labor de los periodistas es preguntar para poder luego dar información. Y si no pueden preguntar con libertad no hay información que valga. Lo que hay, es una moda indecente, iniciada hace unos años por algunos políticos y que lamentablemente ha ido creciendo hasta extremos intolerables.

Y es intolerable, porque los que convocan esas ruedas de prensa, especialmente los políticos que están obligados a informar a los ciudadanos, no deberían mentir tan descaradamente. No deberían manipular esas comparecencias en las que los periodistas sirven únicamente de comparsas televisivas, de mediático atrezzo, para dar ante las cámaras la sensación de que contestan las preguntas planteadas por los informadores. Comparecen sí, pero sólo para soltar un monólogo, lo que siempre ha sido “un comunicado”. Y para leer un comunicado no hace falta convocar a los periodistas, menos ahora cuando el correo electrónico facilita una inmediatez total.

Es una indecencia, si, de la que tristemente también los periodistas somos culpables. Empezando por los directores de los medios, que hace mucho tiempo deberían de haberse puesto de acuerdo para negarse a participar en semejantes parodias informativas, que no hacen más que confundir a los lectores. Siguiendo por los periodistas – en estos momentos los últimos y más jóvenes llegados a las redacciones-, que acuden a semejantes fraudes informativos. Porque no deberían de acudir, si se ha anunciado previamente que no habrá preguntas, o deberían darse media vuelta si la modalidad se anuncia sobre la marcha. No vale luego con decir en la información, ¿de verdad podemos llamarla información?, la ya acuñada frase “en una rueda de prensa donde no se admitieron preguntas”. Sigue siendo un engaño para el lector, televidente u oyente. Claro que en un momento de crisis brutal para el sector, cuando los periodistas se quedan sin trabajo por miles, es difícil negarse a cumplir órdenes. Aunque deberíamos…”

Leer más: https://www.rsf-es.org/news/ruedas-de-prensa-sin-preguntas1

También podría interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *