NEWMONT GOLDCORP MIENTE SISTEMÁTICAMENT, INSISTE EL FCAM

Zacatecas, Zac.- El Frente de Comunidades Afectadas por la Minería (FCAM), a través de una misiva, le respondió al presidente Andrés Manuel López Obrador su comentario en torno a la minera Peñasquito y le reiteró que Newmont GoldCorp, empresa de capital americano canadiense miente de nueva cuenta y niega los daños de la destrucción que provoca los trabajos de la mina a cielo abierto.

La empresa miente sistemáticamente. Se ha comprometido a cumplir 19 acuerdos que firmó con los dueños de la tierra y no ha cumplido, subrayó el FCAM en su carta.

A continuación, la misiva de esta organización social:

 

Andrés Manuel López Obrador

Presidente de México

Presente

 

Ciudad de México, 30 de septiembre de 2019

 

Señor presidente, Andrés Manuel López Obrador, desde hace más de 18 años, estamos con Usted en la lucha que ha dado por la democracia y contra la corrupción.

Nosotros, junto con Usted, sabemos que el sistema instaurado por los regímenes del PRI y el PAN estuvo cimentado en la falsa creencia de que el poder se construye destruyendo todos los valores humanos y sobre la acumulación inmoral de la riqueza.

Estamos de acuerdo en que el Neoliberalismo instaurado en México desde los años 80 ha provocado el crecimiento exponencial de la desigualdad, acumulando la riqueza en pocas manos, excluyendo del desarrollo a la inmensa mayoría del país.

La pobreza de los mexicanos creció debido a la corrupción que impulsaba el crecimiento de los grandes capitales que resultaron del compadrazgo, del amiguismo, del nepotismo y del reparto delincuencial del dinero que pertenece a todos los mexicanos. La corrupción es el gran cáncer que corroe las esferas políticas y económicas del país, afectando gravemente la vida pública nacional.

Es un hecho que el sistema político, electoral y económico se sostuvo en la corrupción, donde todos salían ganando, unos generaban los votos para mantenerse en el poder, otros forjaron obscenas fortunas, otros fundaron empresas rapaces que sólo respondían a los intereses del poder corrupto que los impulsó.

En este contexto apareció en México, la compañía minera canadiense GoldCorp, a quien se le concesionaron territorios para la explotación de minas en nuestro país, las cuales operarían con técnicas extractivas prohibidas en muchos lugares del mundo, es decir la minería a cielo abierto, toda vez que genera enormes impactos ambientales en el territorio sobre el cual se desarrolla.

El inicio de labores de la mina Peñasquito sólo puede entenderse a partir del contubernio entre los funcionarios federales que otorgaron los permisos en contra de los intereses de la nación y del medio ambiente, y la empresa.

Usted bien lo dijo el 4 de septiembre de 2015 en Facebook, “En cuanto a estos dos últimos asuntos, contribuciones y ecología, recuérdese que cuando Salinas de Gortari privatizó la minería y entregó concesiones a sus allegados, los exentó del impuesto por la extracción de mineral y fue hasta el año pasado que empezaron a pagar por este concepto”.

Así, la secretaría de Hacienda tiene la obligación legal de transferir un porcentaje de esos ingresos a estados y municipios, lo cual no se ha llevado a cabo todavía. Por ejemplo, “Mazapil no ha recibido nada…”

Es un hecho, las minas a cielo abierto destruyen a la superficie de la tierra; contaminan el aire con grandes cantidades de materia fina “polvillo” tóxico; contaminan y agotan las aguas superficiales; dañan acuíferos subterráneos; impactan la flora y fauna pues el proceso de excavación elimina todo tipo de flora existente en la corteza terrestre, además los animales se ahuyentan por el ruido, cambios en su hábitat y contaminación de fuentes de agua.

Usted sabe bien el daño que hace Peñasquito a la región pues usted lo refirió, “… de esta minera canadiense llamada Peñasquito, que está agotando el manto freático con 40 pozos de extracción de agua que trabajan día y noche, mientras que en la comunidad de Cedros no cuentan con agua suficiente y son abastecidos mediante tandeo, porque ni la empresa ni el gobierno invierten en la perforación de un pozo de agua”. Cuando usted visite de nuevo a la comunidad, constatará que las condiciones que usted refirió hace algunos años, persisten.

Los ejidatarios luchan desde hace años para abastecer sus necesidades de agua, ya que el manantial fue agotado por los trabajos de la mina, atender los daños ecológicos, de salud de la población; además exigen que la minera cumpla con una serie de compromisos de infraestructura y empleo que firmó con los ejidatarios dueños de las tierras donde está el gigantesco socavón minero. Sin embargo, la minera se niega.

Newmont-GoldCorp (empresa que hoy ya está formada por capital canadiense y norteamericano) asegura que no pagará ninguna de las deudas adquiridas y niega los daños de la destrucción que provoca los trabajos de la mina a cielo abierto que usted conoce en persona.

La empresa miente sistemáticamente. Se ha comprometido a cumplir 19 acuerdos que firmó con los dueños de la tierra y no ha cumplido. La mina da empleo, pero qué clase de empleo y a quién, pues del total de las plazas generadas solo una mínima parte es para gente de la región. Empleó a otros para el transporte de tierra y posteriormente los dejó sin empleo pues una empresa española mejoró los precios.

Usted lo sabe bien, para seguir generando ganancias, la empresa sobornará evitará cualquier gasto en el cuidado del medio ambiente, evitará costear el mejoramiento de las condiciones para sus empleados y luchará para no sacar adelante a la comunidad que afecta.

Este es el modus operandi de la empresa minera, la corrupción y la devastación.

El problema no son las demandas de los ejidatarios, no son las organizaciones sociales y sindicales, el problema es una empresa que, por unas cuantas migajas para los corruptos, ha destruido territorios en todo el mundo, ha arrollado a la naturaleza y a las comunidades con actos violentos.

Somos solidarios con las luchas de los dueños de la tierra por su derecho a vivir en un lugar libre de la contaminación que todos los días produce la mina; por su agua y por un futuro que la mina le arrebata a la región.

Queremos participar con usted, una vez más, para hacer que Newmont-Goldcorp sea una empresa que respete, irrestrictamente al medio ambiente y beneficie a los habitantes de México, Zacatecas y a Mazapil.

Queremos limpiar de corrupción a la minería en nuestro país y ponerla al servicio de la mayoría de los mexicanos. Nos apegamos a su convocatoria y reiteramos su dicho “Nada de corrupción, cero corrupción y que se dialogue y dé la razón a quien la tiene”.

También podría interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *