MEXICANOS RECHAZAN QUE GOBIERNO SE META EN TEMAS DE VENEZUELA

Ciudad de México.- Venezuela vive una situación de polarización de la población, mientras que una parte de la sociedad exige la salida de Nicolás Maduro como Presidente, otros sectores apoyan al actual gobierno. Este escenario se ha acentuado en los últimos tres meses, donde las manifestaciones, los enfrentamientos y el llamado de Maduro a realizar una nueva Asamblea Nacional Constituyente han intensificado la crisis política[1].
Al respecto, Parametría preguntó a los mexicanos su opinión sobre la situación en dicho país así como si consideraban que México debería intervenir de algún modo en lo que acontece con esa nación. Los resultados del ejercicio muestran que existe un amplio conocimiento por parte de los mexicanos sobre la situación económica, política y social que hay en Venezuela y que más entrevistados consideran que nuestro país debe mantenerse al margen del conflicto interno.
Un primer dato que llama la atención es que seis de cada diez mexicanos dijeron estar enterados de la situación que atraviesa Venezuela, esto representa un porcentaje considerable para tratarse de un tema internacional, los cuales muchas veces son poco seguidos por los mexicanos.
Las protestas de la oposición al actual gobierno venezolano iniciaron con la crisis económica, los manifestantes señalan que la inflación y la escasez de alimentos y bienes de primera necesidad han hecho que la calidad de vida de las personas fuera severamente afectada[2]. Aunado a ello ha habido acusaciones de golpes de estado que de acuerdo a la oposición ha querido dar el gobierno en turno así como, solicitudes por parte de la oposición para adelantar las elecciones previstas para octubre de 2018.
Casi la totalidad de los mexicanos conoce este escenario, nueve de cada diez entrevistados (96%) dijeron que la situación económica, política y social en Venezuela era mala.
En cuanto a las diferencias diplomáticas entre México y Venezuela, éstas han existido desde el año 2005, cuando el entonces Presidente mexicano Vicente Fox criticó el régimen político de Hugo Chávez. El conflicto escaló al punto en que ambas naciones decidieron retirar a sus embajadores. En 2007 la comunicación mejoró y cada país volvió a tener un embajador.
Recientemente, el canciller mexicano Luis Videgaray hizo un llamado a ”actuar con urgencia” ante la situación política de Venezuela, teniendo como respuesta una fuerte crítica de su homóloga del país venezolano, quien enfatizó las violaciones de derechos humanos que hay en México[3].
En seguimiento al tema, la Secretaria de Relaciones Exteriores de México ha emitido una serie de comunicados donde expresa su preocupación por la creciente violencia y el deterioro del orden democrático en Venezuela, y hace un exhorto al gobierno venezolano y a los diferentes actores políticos a construir una salida pacífica a la crisis, además de informar que México se sumará a las sanciones anunciadas por el gobierno de EEUU a funcionarios y exfuncionarios de dicho país por menoscabar la democracia y los derechos humanos[4].
Sobre este tema, resulta interesante ver que poco más de la mitad de la población mexicana (52%) dijo estar en desacuerdo con que el gobierno opine acerca de lo que ocurre en Venezuela, en contraste con 37% que apoya que nuestro país emita opiniones al respecto, un 8% de ciudadanos no supo que contestar y 2% decidió no opinar.

También podría interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *