LADY IMPROVISACIÓN

OPINIÓN/MIRIAM SERRANO

Como si las cosas no estuvieran lo suficientemente complicadas en la entidad y el mandatario estatal regándola una y otra vez como la chimoltrufia, diciendo una cosa, pero luego dice otra con el tema del “intento de soborno” que se dio por parte de las empresas mineras, pero luego reculó y dijo que siempre no. Con todo y esto no falta quien le eche una manita para fregarlo aún más.

Ahora la que sale a escena a regarla aún más es la señora esposa del gobernador, Cristina Rodríguez de Tello, sí, esa mera a la que le encanta la parafernalia, la pose, la foto y por supuesto la improvisación con tal de lucir.

Pues resulta que recientemente la señora giró la orden de que las 20 brigadas federales de la salud existentes en la entidad, tienen la obligación de acudir a absolutamente todas las ferias de la salud –de índole estatal- que se llevarán a cabo durante 2017 a lo largo y ancho del estado zacatecano.

Y ustedes se preguntarán ¿Con qué objetivo? Y pudiéramos ser buenas gentes y pensar que para brindar atención de primera calidad a los zacatecanos que así lo requieran ¿Verdad? Pues no, se trata sólo de circo, maroma y teatro; ello sin contar con el dineral que implicaría mover semejantes camiones a través de rutas inverosímiles, de norte a sur, de este a oeste gastando una millonada en el tema de la gasolina, que por cierto sigue carísima.

Les explico, las ferias de la salud se llevan a cabo en el transcurso del año, en diversas fechas, en la mayoría de los municipios, así que se dan sólo una vez al año, entonces en qué beneficiaría mover a toda una brigada federal que se encuentra destacamentada en determinado sitio, como Mazapil, por ejemplo, para atender a gente de Tlaltenango, o de Miguel Auza hasta Juchipila y luego a Monte Escobedo. Con sólo una vuelta, no serviría para maldita la cosa, más que pa´ la foto.

Sí, sólo la foto, pues qué atención puedes brindar con una visita de ¡Pisa y corre! y ello implicaría un dineral al año, tan sólo de gasolina, por ahí de los 150 mil pesos, sí son 20 camiones entonces hablamos de 3 millones de pesos. ¡Lo bueno es que no hay dinero!

Cabe señalar que el personal que pertenece a dicho programa federal está a la expectativa de que se concrete dicha instrucción y ello implicaría que dejen de atender a las personas de los lugares a donde han sido asignados, por lo que les pagan, para ir a “atender” a otros por instrucciones de la esposa del titular del ejecutivo.

Para acabar pronto pues, se trata una vez más de decisiones improvisadas, nomás para taparle el ojo al macho y tratar de mostrar el gobierno “diferente” que tanto nos han querido taladrar en la cabeza a través de los medios de comunicación y las redes sociales.

Les urge, a toda costa, que la sociedad zacatecana les compre la película de que las cosas van a cambiar y que realmente hay interés de que ello suceda. Empero, con esta sarta de improvisaciones y acciones desesperadas, pues se cometen demasiadas pifias que tienen un costo muy alto. Gobernar va más allá de aparecer en las fotos y dar un mensaje de que todo va viento en popa, cuando la realidad es avasalladora. Al tiempo.

*Comunicóloga

Correo Electrónico miriam_serranoc@yahoo.com.mx

FACEBOOK: Miriam Serrano

TWITTER: @Miriciga

FER

También podría interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *